martes, 31 de enero de 2012

"NADIE ES PROFETA EN SU TIERRA" (2)


En el periódico Hoy de este martes 31 de enero del 2012, leo con interés una nota donde Rafael Acevedo, el Director Ejecutivo de Gallup Dominicana, la empresa que realiza las encuestas sobre preferencias electorales- y  dicho sea de paso, la que más se acerca siempre a los resultados reales – asegura que “hay sectores que tratan de desacreditarlo.”

“Acevedo, recordó que desde 1989, cuando comenzó hacer esos trabajos, en todos los procesos electorales sectores políticos importantes (que incluyen figuras como el Prof. Juan Bosch, Jacobo Majluta y hasta el propio actual presidente Leonel Fernández) expresan dudas sobre las encuestas". 


Justamente en febrero de 2008, publiqué una nota titulada “NADIE ES PROFETA EN SU TIERRA” que por su vigencia, me he tomado la libertad de repetir.”  Ahí les va y díganme por favor lo que ha cambiado.

En la década del sesenta recuerdo a un joven sociólogo dominicano, recién llegado del Cono Sur, con su guitarra en la mano cantándole a la esperanza y su cabeza llena de tibios ensueños de como cambiar el mundo.

Décadas después veo que ha cambiado su guitarra por su micrófono de incisivo comentarista de la televisión, y el mundo ahora lo ve a través de las encuestas electorales que, asociado a una prestigiosa firma norteamericana, hace para vaticinar los resultados del colorido carnaval que son las elecciones dominicanas. Por supuesto, como estudioso de la sociedad y de la historia debe tener presente el ahora maduro sociólogo, que a los mensajeros que traían malas noticias los reyes y gobernantes les cortaban sus desafortunadas cabezas. Sólo que ahora la cuchilla es substituida por asesinatos morales, descalificaciones e insultos de parte de los que no fueron favorecidos por los vaticinios.

Como observo que Rafael Acevedo es también un fervoroso cristiano y estudioso de la Biblia, le recuerdo que en ese libro sagrado hay abundantes ejemplos de que

NADIE ES PROFETA EN SU TIERRA

Si malas nuevas portaba
el enviado a un gobernante
el monarca al buen tunante
la cabeza le cortaba.
Por eso ninguno osaba
a contarle la verdad
pues nunca la realidad
es fácilmente aceptada
y explica por que es odiada
la dura objetividad.

Los mensajeros de ahora
vaticinan elecciones
pero con sus predicciones
abren cajas de Pandora.
Una firma encuestadora
que me viene a la memoria
se conoce bien la historia
porque a pesar de ser seria
al que pierde causa histeria
y al que gana le da euforia.

Dura tarea es perder
en los duelos palaciegos
sobre todo cuando hay ciegos
de los que no quieren ver.
Comenzarán a llover
las descalificaciones
y a decir las predicciones
fueron hechas por dinero
y que el sondeo verdadero
se verá en las elecciones.

Rafael Martínez Céspedes

No hay comentarios: