miércoles, 17 de octubre de 2018

NUESTRA ETERNA INEQUIDAD


Cuando uno ve las embarcaciones   llenas de refugiados subsaharianos  en el Mediterráneo sin poder atracar en ninguno de los tantos puertos y países que dan a ese mar o cientos de negros saltando la valla fronteriza en Melilla, o las comunidades de inmigrantes musulmanes complotando actos terroristas en Bruselas o Amsterdam o ve la corrupción en el sistema político en Brasil, o sufre el drama de los niños de inmigrantes separados de sus padres en la frontera de los EUA con México, no tiene que ser un científico social para darse perfecta cuenta el  por qué alcanzó el poder Salvini en Italia y Orban en Hungría, por qué los movimientos populistas nacionalistas – anti inmigración de extrema derecha están creciendo como la verdolaga en Europa, por qué un troglodita como Bolsonaro está a punto de alcanzar la presidencia en Brasil y por qué la gente ya está aceptando como normal el mundo de valores invertidos  que Donald Trump está imponiendo a trompicones a la Humanidad.

La causa de estos fenómenos es naturalmente la eterna inequidad que desde tiempos inmemoriales es parte del quehacer  humano. Los efectos, sin embargo, son aún más devastadores pues tienen como ingrediente principal el miedo, la inseguridad, la angustia a lo desconocido,  que sienten los miembros de sociedades prósperas de que menesterosos de otros países menoscaben su nivel de vida y que les roben sus empleos y su futuro y están dispuestos a escuchar los cantos de sirena de extremistas como los que hemos mencionado, con soluciones basadas en el odio y la violencia.  

Por supuesto que ese no es un fenómeno nuevo. Ya lo vivió el mundo en el período entre la Primera y Segunda Guerra Mundial – donde surgió la Revolución Bolchevique, el nazismo de Hitler, el fascismo de Mussolini y el franquismo en España, entre otros. También vivió la Humanidad la casi destrucción del planeta provocada por  las contradicciones entre esos regímenes totalitarios y las democracias occidentales y que culminaron en la Conflagración Mundial del 39.

Que pena que tomemos tan poco en cuenta la Historia, sin hacer nada para cambiar

NUESTRA ETERNA INEQUIDAD

La inequidad omnipresente
de pobres crea oleada
que como odiada cascada
fluye en cada Continente
pero este humano torrente
genera inseguridad
pues es de la Humanidad
su proverbial egoísmo
que buscará en el fascismo
cuidar su prosperidad

Guerras y revoluciones
son por lo mismo normal
pues de pobres el total
sube un año por montones
Por lo tanto las Naciones
desde América hasta.Hungría
ricas con tecnología
nuevos muros construirán
y los  pobres sufrirán
su eterna hambre en agonía

Por eso no es nada raro
que en cualquier triste nación
en la próxima elección
gane un Trump o un Bolsonaro
sólo un pequeño reparo
tengo al esto concluir
que le quisiera advertir
a quien vote el extremismo
fue que una vez el nazismo
pudo el mundo destruir.

Rafael Martínez Céspedes
17 de octubre de 2018






martes, 9 de octubre de 2018

DE NUEVO EL JEFE INVESTIGA


Los que vivimos, que es decir sufrimos, esa larga y sangrienta dictadura que fue la de Rafael Trujillo, nunca nos acostumbramos  al imperio de la infamia y la mentira que constituyó esa azarosa Era.

Por ejemplo, hoy precisamente se cumplen 81 años del genocidio de cerca de 20,000 haitianos ordenado por Trujillo en el 1937. Sin embargo, según reseñan las crónicas de esa época, el propio Trujillo ordenó a sus funcionarios competentes realizar una “investigación” sobre el horrendo hecho. Lo mismo ocurría con todos los alevosos crímenes ordenados por el tirano, quien en su cinismo congénito ordenaba siempre ese tipo de “investigación”. Como dije, nunca pudimos superar el ambiente que transpiraba en ese imperio del Mal.

Un sentimiento parecido nos sobrecogió en estos días sobre el caso en que  el Comité Judicial del Senado de los Estados Unidos ventilaba la nominación del Juez Brett Kavanaugh a la Suprema Corte de Justicia del país que se preciaba de ser un baluarte de los Derechos Humanos, quien fuese acusado de violación – siendo ambos adolescentes- de la Dra. Christine Blasey Ford. 

Bajo la presión de la opinión pública y de un miembro del propio Partido de los Senadores parcializados a favor del juez candidato, se ordenó una investigación “al vapor” que debía completarse en una semana y que por su corto tiempo, excluyó a importantes testigos que pudieron haber arrojado luz al proceso. En conclusión, fue el caso de otra “crónica anunciada”.

Por supuesto, ese debate es una nueva distracción en el circo en que han convertido los políticos norteamericanos su enorme y una vez rico país. Mientras el público se entretiene con Kavanaugh o Stormy Daniels, no puede prestar atención a las voces de prestigiosos economistas que alertan sobre el peligro eminente de una Gran Depresión Mundial en el 2020,  a la Catástrofe Climática en el 2030, de la Deuda trillonaria, de la quiebra de los países emergentes, del aumento sistemático del precio del petróleo o las crisis humanitarias que sacuden al mundo cada día. Claro, un perro no puede morder mientras ladra.

De mi lado, debo confesar, que después de tantos años he comprobado que


DE NUEVO EL JEFE INVESTIGA

Un geriátrico Senado
en show tele realidad
a una dama y su Verdad
todos de nuevo han violado
mientras que un Juez acusado
recibió trato parcial
en montaje teatral
de conocido estribillo
como los que hacía Trujillo
en su finca tropical.

Mira el mundo con tristeza
ese circo innecesario
y al paso del calendario
pierde el buen país grandeza
Cuando anda mal la cabeza
gran cuidado hay que tener
ya que puede suceder
que la Economía reviente
o que en guerra muy caliente
se pueda el mundo perder

De este caos y confusión
siempre habrá más de un culpable
pero el primer responsable
sigue en su televisión.
Por lo que yo en oración
con gran fe al Cielo pido
que ese hombre sea impedido
de algún botón apretar
y tocándolo gritar:
“Mundo, quedas despedido!!


Rafael Martínez Céspedes
 9 de octubre de 2018

domingo, 7 de octubre de 2018

NUEVO PASTOR POPULISTA



Quien dude que estamos viviendo tiempos pre apocalípticos, o por lo menos reminiscentes del preludio al infierno de la Segunda Guerra Mundial, sólo tiene que tomar algunos minutos y leer un sorprendente artículo publicado recientemente en el diario español “El País” titulado “El templo populista de Steve Bannon en Italia” en el cual describe los esfuerzos del principal responsable del triunfo de Donald Trump, para aprovechar la tormenta nacionalista de ultra derecha que viene cobrando gran fuerza en Europa y difundir el “trumpismo” en el viejo continente.

Favor ver:



Como estamos más familiarizados con el populismo de izquierda (el de Hugo Chávez, por ejemplo), conviene recordar, que en general “populismo”, según la definición tradicional es “una filosofía política que aprovecha los derechos y el poder de las personas en su lucha contra un élite privilegiada” y como puede verse, en el caso de Bannon y  Trump es un populismo de derecha, donde el “pueblo” es un grupo de millonarios y la élite privilegiada,  el poder político tradicional. Sin embargo,  a juzgar por sus acciones y pensamientos ya con el poder conquistado, los objetivos de este populismo de derecha,  se asemejan más al nacional socialismo de Adolf Hitler y Mussolini.

Para justificar ese juicio, recordemos que los objetivos de la ideología nacional socialista fueron y siguen siendo  “la consecución de un espacio vital nacional en el cual poder autogobernarse sin intervenciones extrañas a la nación, por medio de un Estado autosuficiente con conciencia nacionalista, en la que la raza y la herencia genética y cultural son los valores rectores que dan cohesión natural a la nación”. 

Aclarados los términos, Bannon, – continúa “El País”  sabiendo “que la tormenta populista que acecha el cielo europeo tiene su epicentro en Roma y que Italia contiene todo el pasado que Bannon necesita para acreditar una coartada cultural judeocristiana a su teoría política y la cristalización del futuro de sus experimentos electorales, es el laboratorio perfecto para lanzar una plataforma que busca aglutinar a todos los partidos populistas de Europa”.

Y así, desde un vetusto monasterio cedido por el Estado italiano, Bannon – cual Pablo moderno se dispone con su inesperado éxito y todas las armas en su poder a difundir por el Viejo Continente las ideas de su líder y pastor. Yo, mientras tanto, no pude resistir pensar en otro que, hace ya más de dos milenios, predicó en vano sus ideas y lo comparo pelo a pelo con este


NUEVO PASTOR POPULISTA

Caminó en integridad
nos pidió al prójimo amar
y la Verdad bien buscar
para hallar la Libertad
No fue el oro su heredad
ni en una torre vivía
lo injusto El aborrecía
ni conoció el desamor
del pobre fue defensor
y como pobre vestía.

Pero este mundo extraviado
al Buen Pastor no ha seguido
prefiere al ángel caído
que es por todos venerado
aunque hoy se ha sincerado
pues nos trae el calendario
que un profeta millonario
una iglesia va a fundar
para en ella predicar
del buen Cristo,  lo contrario

De esa iglesia el Ser cimero
es tristemente famoso
pues es vacuo y vanidoso
y su Dios es el dinero
Como siempre es el primero
debe nueva vez ganar
y yo me atrevo a apostar
que al tener tan poca luz
en vez de ir a la Cruz
va el mundo a crucificar

Rafael Martínez Céspedes
4 de octubre del 2018

viernes, 28 de septiembre de 2018

PELIGROSA CARCAJADA



Debo confesar que ayer fue el primer día cuando tropecé con ese vocablo. Es una palabra larga y hasta difícil de pronunciar. Es extraña y a la vez tan familiar, sobre todo en estos días donde el planeta parece estar más boca arriba que de costumbre.  En mi ignorancia, pensaba que el término era nuevo, pero veo referencias al mismo desde hace ya miles de años. El vocablo a que me refiero tiene 14 letras y  se llama “indiferentismo”.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, indiferentismo es un sustantivo masculino definido como “Actitud que mira con indiferencia los sucesos, o no adopta ni combate doctrina alguna, especialmente en materia religiosa”. Claro que si le pasa igual que a mí, una vez uno se sumerge en el significado, el vocablo le parece más bien familiar. De hecho, se da cuenta de que aparte de sucesos o conductas en materia religiosa se extiende al ámbito político, social y personal.

El indiferentismo es tanto una actitud como una especie de enfermedad e igual que el cáncer se va alojando en el cuerpo social de forma subrepticia y finalmente surge cuando ya no se puede hacer nada. Dejemos que sea la sabiduría milenaria de San Agustín quien nos explique mejor como funciona ese fenómeno, cuando dijo:

 “A fuerza de ver todo, se termina por soportarlo todo. A fuerza de soportar todo, se termina por tolerar todo. A fuerza de tolerar todo, se termina por aceptar todo. A fuerza de aceptar todo, ¡se termina por aprobar todo!”

¿No es eso lo que nos ha venido pasando en países como el nuestro con la corrupción y la impunidad generalizada y la desfachatez de los corruptos? ¿No es eso lo que ha venido aceptando el mundo respecto al Cambio Climático, a los Refugiados, a la Explotación Infantil, a la Pobreza Extrema, al Racismo, al Ultranacionalismo entre otros males? 

Por supuesto no todo el mundo está dispuesto a ser indiferente ante todo, a soportarlo todo. Lo demostraron los cientos de  líderes mundiales juntos en la entidad que es la gran herencia que nos dejó el holocausto de la Segunda Guerra Mundial, el organismo creado para defender la multilateralidad y el diálogo entre todos los países,  las Naciones Unidas, cuando el  presidente de la nación más poderosa del planeta les salió con una pavada, los Asambleístas presentes, en vez de llorar, rieron a más poder quizás sin darse cuenta que se trataba de una

PELIGROSA CARCAJADA


Guerras y conflagraciones
son más fácil de evitar
sentándose a dialogar
la Asamblea de naciones
Nos dejó grandes lecciones
la última Guerra Mundial
el gran conflicto global
que acabó con tantas vidas
siendo Naciones Unidas
su legado principal.

Es iluso suponer
y por demás inmaduro
que este mundo es más seguro
que el mundo de aquel ayer
pues un tonto con poder
y un insensible sin par
puede muy bien ordenar
creyendo que es solo un juego
iniciar con furia y fuego
un infierno nuclear

Por eso fue una pavada
en la ONU la reacción
al jefe de gran nación
reír por su payasada
ya que dicha carcajada
hizo al mundo peligrar
ya que a un niño criticar
que puede el  mundo destruir
más que un tema de reír
es razón para llorar.

Rafael Martínez Céspedes
28 de septiembre de 2018


domingo, 16 de septiembre de 2018

Y SIN EMBARGO ESTÁ ARDIENDO


El fenómeno del calentamiento global y sus consecuencias lo puede entender sin mucho esfuerzo cualquier niño de 6 años.

Y hasta un niño de 6 años tiene la conciencia de tomar apenas unos minutos para ver el origen y las consecuencias de ese fenómeno del cual depende la existencia misma de la civilización tal y cual la conocemos. Por favor hacer clic en.


Mientras tanto la Humanidad sigue su loca carrera hacia el desastre. El país más contaminante del planeta, gobernado por dirigentes faltos de madurez, que al parecer sólo ven el dinero, no sólo han cuestionado la existencia misma del Cambio Climático Global, sino que han echado atrás algunas medidas importantes para la mitigación de dicho cambio y países más pequeños se enorgullecen en instalar grandes plantas de carbón.

Mientras tanto la Tierra nos sigue hablando, en un idioma tan claro y elocuente, que todo el mundo entiende sin necesidad de un traductor:  ciclones de intensidades nunca vistas,  fuegos forestales que arrasan y calcinan miles de hectáreas, inundaciones bíblicas que presagian a Noé y sobre todo el sufrimiento humano ya masivo que provocan estos eventos catastróficos.

Quizás por eso, no es tan descabellada la teoría del reputado científico británico James Lovelock quien en su teoría “La Venganza de la Tierra” visualiza el planeta como un sistema autorregulado que mediante esos eventos meteorológicos extremos, que hoy son la nueva normal, nos indica que trata de sacudirse de nuestra especie como un perro de sus pulgas.

Favor hacer clic en:


Mientras esperamos que al planeta lo gobiernen niños mayores de 6 años, parafraseando a Galileo, proclamamos que

Y SIN EMBARGO ESTÁ ARDIENDO

Se hace fácil comprobar
que el globo está más caliente
aunque un rico presidente
por plata quiera negar
Se ha hecho más violento el  mar
trae al clima conmociones
diluvios e inundaciones
que nos advierte la ciencia
son directa consecuencia
de nuestras propias acciones

Especie depredadora
en su afán de consumir
se ha olvidado de vivir
destruyendo donde mora.
Por placer aquí y ahora
aire y aguas contamina
la tierra taladra y mina
por oro negro o dorado
y  de paso el ser malvado
nuestra Tierra toda arruina

Y el buen Globo protestando
crea potentes  ciclones
diluvios e inundaciones
que con fuerza sigue enviando
Aunque el perro está ladrando
no escuchamos su ladrido
pulgas siempre hemos sido
que han vivido en su costado
y de este ser descarriado
quiere verse sacudido

Rafael Martínez Céspedes
16 de septiembre de 2018

martes, 4 de septiembre de 2018

LA LECCIÓN DE JOHN MC CAIN




Como ya lo vienen comprobando muchos cónyuges desvelados, la adicción a las series de Netflix es real y se ha venido convirtiendo en el verdadero opio de las masas.

Tal éxito se debe a la genialidad de los guionistas y productores de las miles de series emitidas por Netflix. Normalmente una serie tiene cientos de episodios, donde - o se introducen cada noche nuevos personajes caracterizados generalmente por su gran astucia o maldad-  o se dan giros dramáticos e inesperados al guión    que dejan al televidente con unas ganas locas de saber el desenlace, el cual encadenan de nuevo al que le sigue, en una versión moderna de “Las Mil y Una Noches”.

Yo puedo atestiguarlo. Se me ocurrió hace algunos años, tener mi primera y última experiencia con Netflix, que fue la popular serie “Breaking Bad”. Para ver el final de la misma tuve que trasnocharme dos noches corridas, razón por la cual juré en ese momento no tocar jamás ese diabólico instrumento.

Sin embargo, continué como siempre siguiendo el devenir de los acontecimientos en Washington, sobre todo a partir de la inesperada y tortuosa aparición del candidato Trump al escenario político en el 2015 y su ejercicio como nuevo presidente norteamericano desde Enero del 2017 a la fecha. 

Créanme, que no hay mucha diferencia con el caso de Netflix: las noticias que vienen a cada hora de Washington rivalizan la más popular de estas series en cuanto a lo aberrante de su contenido. a su  dramatismo y - sobre todo al suspense - por el peligro que representan para el mundo.

Se levanta el telón y aparece Trump declarando a Canadá o a CNN un riesgo para la seguridad de los Estados Unidos o enemigos del pueblo. Tras bambalinas espera inquieto Kim Jon Un,  primero hombrecito cohete, después Distinguido Presidente. Los aliados de Europa y NATO son enemigos, Rusia y Putin los amigotes. Paul Manafort, Gran Estratega, Paul Manafort hoy prisionero. Caen Flynn, Bannon, Cohen. Pone  a Sessions, luego lo insulta. Drama interminable que no puede apagarse como se hace con Netflix. La gente habla, los medios protestan, pero las cosas siguen igual.

Quizás por eso John McCain, el ex piloto capturado en Vietnam y veterano senador, insultado y adversado por Trump decidió convertir su esperado funeral en un mensaje que fue más elocuente que todas las voces que se alzan hoy en día en los Estados Unidos, advirtiendo que el Estado de Derecho está en peligro y que el verdadero papel de un político es colocar el servicio a su país por encima de su Ego y sus intereses personales.

Quizás estas décimas resumen la contraposición total en la figura del héroe Mc Cain con la del controversial presidente.


LA LECCIÓN DE JOHN MCCAIN

Que puede un muerto humillar
a un presumido arrogante
un senador importante
lo acaba de demostrar
Quiso ese héroe recordar
como probado  guerrero
que el país viene primero
sin importar sacrificio
no en el continuo servicio
a la pompa y al dinero

No invitar al Presidente
al vistoso funeral
resultó un hecho especial
que no tiene precedente
hecho que hace muy patente
esa enorme división
que la otrora gran nación
con ello al mundo ha mostrado
mundo que ahora de su lado
tiembla de preocupación

Es que es bueno recordar
como una regla de vida
que una casa dividida
puede el viento derribar
Y en un mundo nuclear
falto de sabiduría
si uno ve toser un día
a un país fuerte y armado
el pobre que esté a su lado
morirá de pulmonía

Rafael Martínez Céspedes
3 de septiembre 2018