domingo, 20 de julio de 2014

DERRIBAR LA NAVE TIERRA


“Ponerse la carne de gallina” todos recordamos, era la expresión utilizada para describir “el aspecto que tomaba la epidermis del cuerpo humano, semejante a la piel de gallina, debido al frío, al horror o miedo.”

Aunque ya no a muchos, por ignorancia o impotencia,  se le pone la carne de gallina, si horror o miedo podría causar a los que se tomen el tiempo de ver un escabroso documental  del programa 60 Minutos de  la cadena de televisión norteamericana CBS, sobre la situación actual de las instalaciones de los Misiles Balísticos Inter Continentales de los EUA, a distancia de sólo un error para desatar la última Gran Guerra, donde se estiman morirían inicialmente más de dos mil millones de personas, se formaría el llamado “Invierno Nuclear” en el cual una enorme nube cubriría la Tierra e impediría la penetración de  la luz solar, lo que causaría la muerte de todos los elementos vivos que realizan la fotosíntesis y así en una cadena de hechos que pondrían fin a la civilización humana, tal y como la conocemos.

Origina la investigación periodística un escándalo que resultó en el descargo de personal ejecutivo acusados de fraude y consumo de drogas entre otros, en algunas de las bases de mísiles balísticos referidos. Descubrieron los acuciosos periodistas estadounidenses en el proceso, que dichas instalaciones no reciben el mantenimiento correspondiente y que los equipos y tecnología ya exhiben una obsolescencia inadecuada. De lo que estamos hablando sin embargo, son instalaciones subterráneas con miles de  ojivas nucleares con una capacidad cada una de 20 veces aquella de las fatídicas bombas de Hiroshima  y Nagasaki que con la tecnología de hace 70 años borraron de la faz de la tierra a más de 200,000 personas, y sólo a distancia de un pequeño error humano!!

Quizás por esto fue que hace ya algunos años el conocido científico inglés Stephen Hawking sugirió que dado el grado de inseguridad en las instalaciones nucleares y la alta probabilidad de un conflicto nuclear desatado por error, deberíamos con afán buscarnos otro planeta, Mientras tanto sólo nos resta orar, para pedir que el reciente y trágico incidente del cohete disparado por milicianos rusos o ucranianos que, con sólo apretar un botón, puso fin a la vida de cerca de 300 inocentes pasajeros civiles es sólo una señal de alarma y no un aviso de que alguien se le ocurra

DERRIBAR LA NAVE TIERRA

Hombre ente portentoso
Dios le ha mandado habitar
con orden de subyugar
un planeta peligroso
Siempre salió victorioso
sobre fiera o cataclismo
excepto que su egoísmo
y sus ansias de Poder
a quien se debe temer
siempre ha sido al hombre mismo.

Pruebas de esto hay centenares
todo el mundo está informado
de que el globo está sembrado
con ojivas nucleares
Con naves cielos y mares
patrulla toda nación
cargadas con la extinción
de la Humanidad total
que no sabe su final
está a vuelta de un botón.

Por eso vale escuchar
lo que dijo el sabio inglés
que debemos de una vez
otro planeta buscar
Mientras tanto habrá que orar
en el llano y en la sierra
de que nuestra nave Tierra
no derribe un miliciano
triste fin del ser humano
que tendrá su Última Guerra.

Rafael Martínez Céspedes
20 de julio de 2014
  
Referencias:



jueves, 10 de julio de 2014

DE LOS APENINOS A LOS ANDES


En mi niñez – esa época dorada de la cual los niños tienen el firme propósito de salir pero que posteriormente, ya viejos, anhelan con nostalgia volver a ella –  parte de las tareas  en la escuela primaria incluía la lectura de una porción de un libro de ficción de la autoría de Edmundo de Amicis titulado “Marco, de los Apeninos a los Andes” breve obra que “narra la historia del extenso y complicado viaje de un niño de trece años, Marco, desde Italia hasta Argentina, en busca de su madre, que había emigrado a aquel país sudamericano dos años antes”. Según la crítica de la fuente que cito “el relato aporta una cruda visión de la emigración italiana que tuvo lugar durante el siglo XIX, teniendo que dejar el norte italiano, por un país del continente americano” . Es interesante observar que en los últimos 50 años el flujo se ha revertido y ahora la oleada de inmigrantes de países pobres son los que saltan los muros o inundan las costas y consulados de los países europeos.

Favor ver el enlace:


Sin comprender en ese tiempo el verdadero significado que siempre ha tenido la migración de seres humanos, veo que el libro citado cobra para mí ahora un significado especial al leer las noticias de la oleada de niños migrantes que viene cruzando la frontera Sur de los Estados Unidos después de realizar un tortuoso viaje de más de 1500 kilómetros procedentes de países pauperizados de la América Central y que ha causado una grave crisis al rico, pero asediado y a veces hostil país. Sobre todo, el caso ayuda a visualizar otra vez con cruda fuerza el extraordinario drama que representa para esos pobres niños ser utilizados como instrumentos de unos padres que buscan a través de su inhumana, aunque para ellos justificada,  acción,  escapar de la inseguridad y la pobreza de sus países en busca de una vida mejor.

Por supuesto, que lo que ha hecho nuestra desalmada especie con el abuso de su propia infancia no es tema nuevo, ni nueva tampoco es la incapacidad global de hacer frente a esta horrible ignominia. Todos hemos visto, sin lugar a dudas, los niños guerreros en África participando activamente en conflictos armados en ese Continente, el de niños laborando jornadas enteras en fábricas o fincas en condiciones extremas; de los abusos sexuales y de todo género que se cometen diariamente con el apoyo u omisión de gobiernos e instituciones y, sobre todo, el abuso que la sociedad global comete contra estos seres indefensos  vía   la falta de oportunidades en materia educativa y de salud entre otras. Cito de las publicaciones de UNICEF lo siguiente:

“La mortalidad infantil es uno de los indicadores de pobreza y grado de desarrollo más importantes de un país . El número de muertes de niños menores de cinco años fue alrededor  6,9 millones en 2011 y actualmente siguen muriendo 19.000 al día por causas en gran medida evitables. El 36% de las muertes de niños menores de 5 años es debido a enfermedades que se pueden prevenir como la neumonía, la diarrea y la malaria. La desnutrición supone un tercio de las muertes de menores de 5 años, además de que 165 millones de niños sufren desnutrición crónica. Diariamente mueren 4.000 niños menores de 5 años debido a la falta de agua potable y el saneamiento adecuado.

Alrededor de 57 millones de niños no están escolarizados, de los cuales el 42% vive en países empobrecidos. Hay 120 millones de niños que no llegan al último grado de primaria y 130 millones más que no adquieren los conocimientos básicos, no saben leer, escribir ni contar correctamente”

Como punto final de reflexión, cito lo que pensaba Albert Einstein sobre el tema cuando dijo: "La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices” o lo que observó Isadora Duncan al decir "En la medida en que el sufrimiento de los niños está permitido, no existe amor verdadero en este mundo".  Y sin amor ni progreso siempre habrá alguien creando

UN PROBLEMA EN LA FRONTERA

A esta especie desalmada
es triste pertenecer
donde tiene uno que ver
que su infancia es abusada
con perversidad forzada
a luchar en cruenta guerra
laborar en llano y sierra
o un día entero trabajar
ó a pie enviada a cruzar
una hostil y rica tierra.

Iluminó nuestra infancia
un gran libro de ficción
que enseñó la migración
tiene rostro e importancia
No tratar con arrogancia
al migrante desvalido
cuya hambre ha compelido
su terruño abandonar
pues pudiéramos jugar
mañana un rol invertido

Pero siempre el egoísmo
de esta especie sin talante
nos enviará un inmigrante
clamando por humanismo
aunque el buen capitalismo
que es la Biblia del saber
nos mandará detener
la oleada con gran muro
ya que obesos de seguro
todos no podemos ser.

Rafael Martínez Céspedes
10 de julio de 2014
Referencias:


domingo, 29 de junio de 2014

VIGILAR A DON DINERO

Conozco dos versiones de la Viña de Naboth. La primera es la original y aparece en la Biblia en el Libro Primero de Reyes Cap 21, en la que se relata la historia de Naboth,  un vecino de Jezreel quien tenía una bella huerta junto al palacio de Achab rey de Samaria. Este último se interesó sobre manera en la propiedad y quería comprarla a lo que, con  intrépida gallardía, respondió Naboth: ¡¡Guárdeme Dios de que yo te dé a ti la heredad de mis padres.!!  Favor ver:


La segunda versión aparece como un relato alegórico que compara la historia de la República Dominicana desde su independencia en 1844 hasta el 1924 con la historia bíblica en un libro publicado en el 1928 bajo el titulo  “La Viña de Naboth”  de la autoría de un funcionario liberal norteamericano, Sumner Welles,  quien fuera comisionado  por el Presidente de los Estados Unidos Warren Harding durante los años 1922 al 1925 para negociar el cese de la ocupación militar de parte de los Estados Unidos a la República Dominicana. Welles llegó a conocer y a querer nuestro país, siendo su libro una exhortación romántica – en base a su observación de cien años de nuestra historia republicana – a que no entreguemos el patrimonio nacional a ningún poder extranjero.    

La diferencia entre las dos versiones es que,  mientras en la narración bíblica original Naboth muere por defender con dignidad la heredad de sus padres, la historia que cuenta Sumner Welles es todo lo contrario pues es el relato de cómo casi todos los gobernantes de nuestro pueblo han insistido en regalar o en todo caso vender a precio de vaca muerta- para llenar sus propios bolsillos- el patrimonio de todo un pueblo. Si necesita datos le invito a estudiar la historia dominicana desde los días de su independencia en 1844 hasta la fecha y en particular el libro de Welles que aparece en los siguientes enlaces:


En realidad el tema no es nuevo y se repite a diario en el mar de las naciones: es la irresistible atracción que ejercen las materias primas sin explotar de los países pobres (las sardinas de Juan José Arévalo (1)) ,  sobre los países grandes y desarrollados (los hambrientos tiburones) que las necesitan para el crecimiento de sus economías, sin importar, muchas veces,  si para ello se destruyen  importantes fuentes de recursos naturales como lo son el agua, el aire puro, los terrenos agrícolas, la fauna, entre otros.

Esto es lo que viene pasando en nuestro país con la llamada Loma de Miranda, otro huerto que según los técnicos de Naciones Unidas alberga decenas de fuentes fluviales que alimentan de forma primaria importantes ríos que son y serán el sustento de todo un pueblo y alrededor de la cual se ha formado un movimiento de opinión que aglutina importantes sectores de la vida nacional, que insisten en convertir Loma Miranda en Zona Protegida o Parque Nacional.   La mala noticia es que en las entrañas de la loma mentada se encuentran ingentes cantidades de minerales cotizados en millones de dólares, que le interesan no al Rey Achab, pero sí a alguien igual de rico y poderoso, un grupo minero multinacional.

Dicen con mucha sabiduría que un “pesimista es un optimista con experiencia” y me parece que ese es mi caso. Por tanto, si me baso en el análisis de nuestra historia, para  mi la situación se presenta fácilmente predecible: Vendrán escaramuzas legales e incidentes retardatarios hasta que en el ámbito de los poderes que deben decidir finalmente el asunto, soplen vientos más favorables a que el grupo minero multinacional pueda llevar a cabo su proyecto de explotación. Al grupo ambientalista que apoya la conversión de Loma Miranda en Parque Nacional  le doy mi apoyo sincero, pero les ruego por favor

VIGILAR A DON DINERO

Siempre ha sido gran Verdad
y en extremo peligroso
que un vecino poderoso
se antoje de tu heredad
pues si arrojo y dignidad
demuestra el débil tener
como se ha podido ver
y la Historia ha demostrado
está el pobre condenado
también la vida a perder.

En el mar de las naciones
es la historia repetida
donde luchan por la vida
sardinas y tiburones
pues cuando corren millones
ya no hay más sabiduría
cada quien su economía
vendrá ahora a defender
aunque quien deba perder
sea otra vez la Ecología.

Definen un pesimista
con humor y gran sapiencia
como un hombre de experiencia
que una vez fue un optimista
y el buen grupo ambientalista
tendrá mi apoyo sincero
pero al gran grupo minero
no deben subestimar
ni tampoco despreciar
el poder de Don Dinero.

Rafael Martínez Céspedes
30 de junio de 2014


Ref (1): http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Jos%C3%A9_Ar%C3%A9valo


viernes, 20 de junio de 2014

AMBIGUAS RECOMENDACIONES

Debo confesar que como dominicano, cuyo deporte nacional es el béisbol, sólo me convierto en fanático del fútbol cada cuatro años cuando me hago adicto de los partidos de la Gran Copa Mundial de la FIFA, esta vez celebrada en Brasil.

En el proceso estoy tratando de buscar una explicación racional al caso del equipo de España, la formidable escuadra de campeones que se llevó la Gran Copa Mundial en Sud África en el 2010 y que ha resultado vergonzosamente eliminada sin ni siquiera alcanzar los Octavos de Final en este 2014. De paso, conecto la derrota del equipo español con la situación general en España: la crisis financiera y bancaria, el indetenible paro laboral, la crisis de la corrupción en los partidos políticos tradicionales españoles, los escándalos de la familia real, el debate sobre la soberanía de Cataluña y ahora la abdicación del Rey Juan Carlos Primero a favor de su hijo Felipe VI.

Si bien mi formación académica original tiene una base científica, divide mi pensamiento el haber nacido en un país como el nuestro, donde las supersticiones son parte integral de su cultura y operan subconscientemente para influir en nuestra forma de pensar y actuar. Por eso encontré interesante un artículo extraído del blog argentino  http://www.portalplanetasedna.com.ar/superticion.htm sobre la superstición y que recomiendo a todos leer.  De dicho portal extraigo lo siguiente:

"Superstición" proviene del latín "super" (sobre) y "statuens" (establecer), locución que remite a lo sobreentendido, lo que todo el mundo sabe que es así, sin necesidad de buscarle una explicación lógica. Etimológicamente, podríamos referirnos además a la palabra "superstitio", también de origen latino, que figura en el diccionario como una creencia "extraña a la fe religiosa y contraria a la razón". Según el doctor en medicina y escritor Charles Panati, las primeras supersticiones datan de, al menos, 50 mil años, cuando la vida del hombre estaba tan llena de peligros y penalidades que acabó desarrollando creencias y costumbres supersticiosas de todo tipo para tranquilizar su ánimo.

Incluso hay quienes la dan como un hecho humano per se, pues "la superstición no se puede ajustar a una definición cualquiera, ya que es más que una creencia, es un modo de vida que rige al hombre desde que éste existe", y la remontan a los primeros balbuceos del "homo sapiens". Lo prueban los vestigios de hace más de 500.000 años, cuando ya se daban comportamientos de tipo supersticioso en las Colinas del Hueso del Dragón, cerca de Beijing, y hace 200.000 años en Europa central. Lo cierto es que desde sus comienzos el hombre trató de explicar su mundo y los misterios que le rodeaban de una manera "sobrenatural" o supersticiosa.

El hombre primitivo, al buscar explicaciones para fenómenos tales como el rayo, el trueno, los eclipses, el nacimiento y la muerte, y desconocedor de las leyes de la naturaleza, creó un andamiaje de rituales y tabúes que le permitieron no sólo comprender los fenómenos naturales, sino también protegerse de un entorno hostil habitado por innumerables espíritus invisibles. Por otra parte, el milagro de que un árbol creciera a partir de una semilla, o la aparición de una rana a partir de un renacuajo, confirmaba una intervención ultraterrena: los dioses. Con una existencia cotidiana llena de peligros, llegó a la conclusión de que "su" mundo estaba poblado por unos espíritus vengativos que superaban en número a los benéficos.

Esta es una de las razones por las que entre todas las creencias supersticiosas que hemos heredado tienen preponderancia los medios destinados a protegernos contra el mal, tales como amuletos, talismanes y acciones predeterminadas. De la misma manera, asignó a determinados eventos y objetos la propiedad de influir positiva o negativamente en su vida diaria y futura. Precisamente, la manifestación supersticiosa más común es su aplicación en forma de "buena" o "mala" suerte según los acontecimientos diarios.

Dejo pues al juicio de los lectores de estas líneas llegar a su propia conclusión sobre el origen de lo que le pasa a España y, por mi parte, yo por si las moscas a España le hago estas

AMBIGUAS RECOMENDACIONES

Su suerte  a supersticiones
gusta la gente achacar
porque no quiere aceptar
que esta nace en sus acciones.
Cuando nos dan ovaciones
saben tenemos Poder
poción que hace enloquecer
pues el buen juicio perdemos
y esto hace que olvidemos
a lo que sabe perder.

Esto España ha saboreado
tras la Copa del Mundial
que ni a Octavos de Final
su gran equipo ha llegado
A esto le viene sumado
el paro en la economía
crisis en su Monarquía
y las cosas tan mal van
que ahora el pueblo catalán
quiere su soberanía.

Quizás por eso cansado
de esa tortura sin fin
o de algún pariente ruin
Su Monarca ha renunciado
Pero un Rey civilizado
como Juan Carlos Primero
ya que será Consejero
de Felipe en sus afanes
pido traiga dos chamanes
o un africano hechicero.

Rafael Martínez Céspedes

20 de junio de 2014

sábado, 14 de junio de 2014

¿SERÁ FRANCISCO NEUTRAL?

El Papa Francisco, con motivo del inicio del Mundial 2014 de fútbol  en Brasil, pidió "aprender las lecciones que dejará el torneo más allá de lo deportivo”. "Les deseo a todos que puedan disfrutar de un maravilloso Mundial de fútbol, con un espíritu de verdadera fraternidad", indicó el Sumo Pontífice, añadiendo que “el fútbol transmite valores que van más allá del campo de juego, como espíritu de equipo, juego limpio, respeto al oponente o solidaridad". 

"Es cierto que al final de este Mundial sólo una selección nacional podrá levantar la Copa, pero todos ganaremos si aprendemos las lecciones que el deporte nos enseña, reforzando los nexos que nos unen",  terminó diciendo el Papa argentino.

Más significativo aún, es el hecho de que el Mundial se celebre en el bello y exuberante país donde el fútbol es casi una religión y donde los niños no nacen con un pan debajo del brazo, si no con una pelota en los pies. Su antigua capital y en mi opinión su más atractiva ciudad Río de Janeiro, parece ser un regalo del buen Dios a la vista: una lucha constante por sobresalir entre las montañas de roca, la colorida floresta adyacente y un mar azul que baña sus blancas y hermosas playas llenas de bañistas que han hecho del culto a sus cuerpos una verdadera profesión.

Pero junto a la belleza natural y a la alegría de su hermosa gente, el hombre sembró su tradicional iniquidad que ha resultado en grandes desigualdades que se manifiestan en los cordones de miseria que rodean la bella ciudad, las famosas “favelas” o barrios pauperizados que salpican todo el entorno.

Con todo, los esfuerzos de los gobiernos brasileños de la última década han cambiado bastante el panorama social y millones de personas han salido de la tradicional pobreza y han hecho despegar al país de un permanente futuro y lo han convertido en una de las más pujantes economías del globo. A pesar de esto, las masas populares previo al inicio del Mundial – un compromiso asumido por el gigante sudamericano dentro de las dudas de los países desarrollados tradicionales que no habría de cumplirlo – han llevado a cabo grandes protestas en las principales ciudades que han empañado, por así decirlo, la apertura de los juegos.

Pero el fútbol en Brasil todo lo cura. El objetivo común es ahora que la selección verde-amarilla consiga la Copa. Si esto sucede, dijo un ciudadano de a pie, celebraremos durante una semana y después seguiremos  protestando; una expresión que retrata de cuerpo entero a un país que ha hecho de la felicidad, dentro de los constantes e inevitables problemas cotidianos,  un estilo de vida.

Mientras tanto, como nota jocosa, sin cuestionar la buena fe del Sumo Pontífice, nos preguntamos

¿SERÁ FRANCISCO NEUTRAL?

Dios para alegrar la vista
decidió Brasil crear
mezclando montaña y mar
en su paleta de artista.
Cada niño un futbolista
fue otro regalo genial
al país dulce y sensual
de gente de piel dorada
bella aunque desordenada
que hoy es sede del Mundial.

Pero Dios con gran nobleza
no todo al Brasil le dio
pues por igual repartió
mucha injusticia y pobreza.
Con alegría y belleza
el evento ya ha arrancado
aunque un tono inusitado
tienen esta vez las fiestas
pues la samba con protestas
el buen pueblo ahora ha mezclado.

Con Santa neutralidad
dio el Papa sus bendiciones
fútbol, no revoluciones
precisa la Humanidad.
Pero Su Alta Santidad
siendo del país vecino
sin cuestionar lo divino
ni la autoridad papal
¿será Francisco neutral
o es él un hincha argentino?

Rafael Martínez Céspedes
14 de junio de 2014

domingo, 1 de junio de 2014

LA HUELLA DE TRUJILLO


No deben sorprender a nadie las palabras del señor Carlos Báez Brugal, cuando hablando a nombre de los familiares de los ajusticiadores del dictador Rafael Trujillo, con motivo de celebrarse los cincuenta y tres (53) años de la muerte del tirano, indicó que "Se necesita la destrujillización de esta sociedad. Eliminar los 'Trujillos' que muchos llevamos dentro, y erradicar de una vez por todas esos egos exacerbados. Si no se cambian todas estas cosas, lloveremos siempre sobre mojado".

Igual que el señor Báez Brugal y tantos otros, estoy completamente convencido de que para entender de forma cabal el carácter de los dominicanos y la naturaleza de sus problemas actuales, se hace necesario estudiar la Era de Trujillo, el largo y tortuoso período transcurrido entre el 1930 y 1961 en que gobernó con mano férrea a la República Dominicana el dictador Rafael Trujillo.

Es que la célebre frase atribuida al poderoso monarca francés Luis XIV “L’Etat c’est moi” (El Estado Soy Yo) podía mejor aplicarse al dictador dominicano que en sus 31 años de gobierno era no sólo el Estado, si no el Producto Interno Bruto, las Fuerzas Armadas, el Banco Central y todos los ministerios, pues él y sólo él era la ley, la batuta y la constitución.

El espíritu de ese hombre y de esa época viene actuando,  pienso yo también, como una especie de ADN contentivo de  instrucciones genéticas que se viene transmitiendo de generación a generación al organismo social dominicano y que es el responsable de que cada ciudadano, al desaparecer Trujillo, actúe como si cada uno fuera también el Estado: “Mis derechos valen, los tuyos no.”

Piénsese si no, en la forma en que actuamos conduciendo un vehículo en las calles y carreteras, como nos comportamos sea como delincuentes o como autoridades, como vemos la corrupción y la impunidad – seamos gobernantes o gobernados- y así una larga lista de acciones y reacciones que nos llevan de nuevo a Trujillo. 

En razón de que pese haber transcurrido ya más de medio siglo después del ajusticiamiento del tirano el tema sigue tan vigente como el primer día,  aproveché para extraer  lo que había escrito sobre la Era de Trujillo en el Blog Décimas Dominicanas, y lo he publicado bajo el título “La Huella de Trujillo” en Amazon Kindle y que son 31 pinceladas que sintetizan  mis informaciones y experiencias de esa época, con la esperanza de que sean una herramienta más que ayude al lector a determinar si al fin de cuentas existe algún tipo de correlación que conecte el espíritu de Trujillo con nuestro comportamiento como sociedad en el presente. Favor ver enlace:

http://www.amazon.com/HUELLA-TRUJILLO-Spanish-Rafael-Mart%C3%ADnez-C%C3%A9spedes-ebook/dp/B00KPUY50G/ref=sr_1_1?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1401793412&sr=1-1&keywords=la+huella+de+trujillo

Reproduzco de todos modos para mis lectores, la última pincelada del breve trabajo y que título:

"NO OLVIDEMOS LAS LECCIONES

“La Era de Trujillo se inició en el 1930 sobre el charco de sangre que dejaron los esposos Martínez Reyna y terminó con otro que dejó el propio tirano, el 30 de mayo de 1961, al caer ajusticiado por un puñado de valientes. La sangre tiñó pues el comienzo, el final y todas las etapas que conformaron la famosa Era.

Más de  medio siglo ha transcurrido después de la desaparición del dictador y quienes no conocieron los detalles del espantoso período tienden a formular las mismas preguntas: ¿Cómo permitieron quienes podían detenerlo el surgimiento de tal régimen? ¿Cómo pudo todo un pueblo soportar tres décadas un yugo de tal naturaleza? Si Trujillo fue el responsable de crear el Estado Dominicano moderno ¿valió la pena la sangre derramada?

Las dos primeras preguntas las formula también Joaquín Balaguer en una de sus obras: “¿Por qué tanto yo como los hombres del Golpe de Febrero de 1930… nos inclinamos ante la iniquidad y concluimos por congraciarnos con ella? Y las responde así: “Todos nos dejamos arrastrar por la fatalidad del hecho consumado y nos inclinamos satisfechos e indiferentes al paso del hombre que ya se perfilaba como un mandamás de agallas no comunes”. Si la respuesta de Balaguer incluye toda su generación, no hace falta ningún comentario adicional. Pero,  si todo el emporio económico creado por el dictador fue consumido en pocos años por la corrupción de sus voraces sucesores; si la invasión pacífica de los haitianos no puede detenerse y la pobreza sigue siendo el mayor reto de este pueblo, un rotundo NO, debía ser la respuesta a la tercera. Por eso,

NO OLVIDEMOS LAS LECCIONES

Ahora dicen que fue en vano
tanta sangre y tanto llanto
en esa Era de espanto
que nos legara el tirano.
El viejo problema haitiano
si no peor está igual
y el emporio colosal
con que pagó a la nación
lo acabó la corrupción
y la rapiña estatal.

Monopolio de la hombría
nos confesó un cortesano
el pueblo dominicano
al dictador concedía.
En aquella granja había
mil gallinas para un gallo
hasta que un certero rayo
disparado por valientes
fulminó allí de repente
a Trujillo un mes de Mayo.

Estas horribles lecciones
de memoria hay que aprender
si queremos proteger
futuras generaciones.
Sólo las instituciones
sostienen la libertad
combaten la iniquidad
y nos defienden de un necio
que nos exija el precio
de vivir sin dignidad.

Rafael Martínez Céspedes

30 de mayo de 2014