martes, 9 de febrero de 2016

ESPAÑA: LA SANGRE NO LLEGA AL RÍO


Nunca me he tomado el esfuerzo de investigar la veracidad de esta anécdota, pues la he aceptado basado en el carácter que sí conozco de sus protagonistas: Cuentan que en época de la colonización y conquista de América, se encontraron en la cima de los Andes dos patrullas de diez soldados españoles cada una, quienes desmontándose de sus cabalgaduras, decidieron negociar si se repartirían el continente dividido de forma transversal o si lo harían de forma longitudinal. También cuentan las malas lenguas que al no ponerse de acuerdo, todos los participantes terminaron muertos.

Otro hecho, mucho más cruento, donde dos facciones españolas tampoco se pusieron de acuerdo fue la terrible Guerra Civil Española – preludio y laboratorio de la Segunda Guerra Mundial – que desangró el país y terminó con la larga dictadura de Francisco Franco que marcara por siempre esa España tan querida. 

Quizás fue el recuerdo aún vivo de ese horrible episodio – los cientos de miles de muertos, el horrible genocidio  de Guernica, el interminable exilio – lo que contribuyó que a la muerte del dictador en 1975 –los actores políticos esta vez se pusieran de acuerdo y en un gesto de desprendimiento y generosidad abandonaran sus ambiciones personales y en el denominado Período de Transición – dieran al mundo un bello ejemplo de unión y de concordia que catapultó a España hacia una senda de paz y de progreso y la transformó en uno de los países más adelantados y progresistas de Europa y del mundo.

Pero al igual que ha sucedido en  la América que heredamos de los españoles y casi con las mismas consecuencias, los dos partidos tradicionales españoles, el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) emborrachados con las dulces mieles del poder fueron dando paso a conductas colectivas de corrupción, impunidad y exclusión que incentivaron el nacimiento y desarrollo de organizaciones populares de izquierda y de derecha – Podemos y Ciudadanos son dos de estas nuevas criaturas - que aunque sin la debida experiencia se han convertido en válvulas de escape para canalizar la esperanza de un pueblo hastiado de ver a los políticos servirse ellos mismos en vez de servir a su gente.  

Así las cosas, las últimas elecciones de finales del 2015 han dejado a España fragmentada en una situación donde ninguno de los líderes de los partidos participantes– ni el más votado que es el PP, ni el segundo en popularidad que es el PSOE puede asumir la Presidencia del Gobierno sin contar con el concurso de los demás - Podemos y Ciudadanos- y donde todos, al parecer, empiezan a adoptar posiciones radicales y excluyentes.

Sabemos que en España, por la gran presión que recibirá el país de la Unión Europea - siempre dispuesta a salvaguardar sus intereses económicos - la sangre no llegará al río y pronto vendrá una solución salomónica aunque tenga visos de chapuza. Pero ojalá que este nuevo episodio de la vida española, sirva de moralizador ejemplo a todos los países de América – incluyendo por supuesto el nuestro – que hemos heredado el difícil temperamento español, pero no al parecer el debido respeto a las instituciones democráticas como aprendieron hacer, a fuerza de mucha sangre, en Europa.

Rafael Martínez Céspedes
9 de febrero de 2016

miércoles, 9 de diciembre de 2015

LAS DICTADURAS MODERNAS


Leslie Lipson (1912-2000) fue Profesor Emérito en Ciencias Políticas de la Universidad de Berkeley en California. De su autoría es el famoso libro utilizado como texto durante varias décadas, titulado “Los Grandes Problemas de la Política” (The Great Issues of Politics) obra que era y debía continuar siendo lectura obligada no sólo para los estudiantes y los practicantes de esa complicada ciencia, sino también para todos los ciudadanos conscientes que deben estar bien informados para considerarse como tales.

Hojeando recientemente sus amarillentas páginas (mi edición es de 1964) me detuve a reflexionar un poco en sus conceptos sobre las características de lo que el Profesor Lipson describe como “los signos distintivos de las dictaduras”, que sean de izquierda o de derecha, se mantienen en el poder a través de las técnicas de las  instituciones de propaganda, a través de un partido único y mediante las instituciones del terror.”

Indica el citado académico  que “la versión moderna de las dictaduras” está organizada sobre esas mismas instituciones, aunque de manera más completa: la propaganda convertida en la difusión activa “de la verdad a medias y la falsedad, destinada positivamente a orientar el pensamiento del pueblo en determinadas direcciones”. Comprar o silenciar las voces que constituyen los medios de comunicación social, es una forma efectiva de lograr la propagación de sólo lo que conviene a los pocos que dirigen la orquesta.

“El monopolio del poder político mediante un partido único todopoderoso y dominante, es el rasgo singular de las dictaduras en estos tiempos y es el instrumento mediante el cual se mueve y dirige a las masas, se las despierta y a la vez se las controla en una disciplinada sujeción de esos tantos, a unos pocos.”

Finalmente aunque en muy pocos lugares se recurre al terror en forma de la tortura física o mediante juicios sumarios, las voces disidentes son calladas mediante “el terror financiero”: o son perseguidos por los organismos de recaudación o se ven aislados en una especie de ostracismo económico donde solo disfrutan de las ventajas del Estado quienes pertenecen a una minoría que todo lo dirige y todo lo controla de forma avasalladora y absoluta.

Conviene leer constantemente “Los Grandes Problemas de la Política”.

Rafael Martínez Céspedes
9 de diciembre de 2015

miércoles, 18 de noviembre de 2015

PARIS CIUDAD DE LAS LUCES, HOY ESTÁ LLENA DE CRUCES


PARIS CIUDAD DE LAS LUCES,
HOY ESTÁ LLENA DE CRUCES.

París la bella ciudad
tan famosa por sus luces
hoy está llena de cruces
y gime en la oscuridad
Crimen a la Humanidad
fue el ataque despiadado
que a este mundo anonadado
dejó temblando de horror
pues Gran Era de Terror
al parecer se ha iniciado.

Hoy va París nuevamente
muchos muertos a enterrar
y a la vez va a preguntar
¿por qué esa sangre inocente?
pero del mundo la gente
se quedó aterrorizada
pues de ver siempre aplicada
la vieja Ley del Talión
sabe muerte y destrucción
son ya crónica anunciada.

Y en la capital francesa
se oyen campanas doblar
y a una multitud cantar
en coro la Marsellesa
pero embargado en tristeza
observa el mundo callado
porque descubre asustado
nueva y terrible verdad
que hoy por la Humanidad
las campanas han doblado.

Rafael Martínez Céspedes
18 de noviembre de 2015

lunes, 16 de noviembre de 2015

MATANDO EL MUNDO A PELLIZCOS

Un pellizco es el resultado de asir con el pulgar y otro dedo una pequeña porción de piel y carne, apretándola de suerte que cause dolor. Por eso hablar de unos 140 muertos en los atentados del Viernes 13 de noviembre en París es una cifra pequeña, apenas un pellizco, cuando se le compara con las cifras millonarias que se manejan en cualquier conflicto bélico. Pero, de que causó dolor sazonado con horror en la piel, la carne y el espíritu, no solo de Francia sino de todas las naciones civilizadas del mundo, no cabe la menor duda.

Estamos seguros que ese fue el espíritu de las declaraciones del Papa Francisco al referirse a esa atroz barbarie cometida contra la Humanidad en la Ciudad Luz, como “la Tercera Guerra Mundial librada a retazos”. 

Y es que cuando vemos acciones terroristas como la voladura reciente de un avión ruso lleno de inocentes pasajeros o el flujo interminable de emigrantes sirios  producto de una guerra irracional donde se mueven oscuros intereses, tenemos que concluir - para ampliar la idea del Sumo Pontífice- que nuestra mortífera especie, ahora ayudada por una desenfrenada tecnología, está definitivamente matando el mundo a pellizcos.

Si radicalizar posiciones fue el objetivo del despiadado atentado en Paris, sin dudas lo han conseguido, como lo demuestra la inmediata e implacable reacción de la aviación francesa de bombardear objetivos estratégicos del denominado “Estado Islámico” en Siria. Más sangre, más dolor, más pobreza en un incesante círculo vicioso, porque es justamente la pobreza el factor que subyace a toda esa violencia.

No cesarán los atentados ni el revivir la Ley del Talión, mientras exista una Europa próspera y educada conviviendo al lado de un cordón de países pobres e ignorantes cuya mayor producción es un proletariado discriminado para preservar “el nivel de vida” de los países del Norte, ni tampoco mientras los países “desarrollados” se sigan lucrando de guerras fratricidas en pueblos que viven en medio de la pobreza.

Y de pobreza tendrán por fuerza que hablar los representantes de los países que se reunirán justamente en París a finales de este mes de noviembre en ocasión de la denominada Conferencia sobre el Cambio Climático, porque es la pobreza uno de los factores causantes de los daños irreversibles que el homo sapiens viene causando al planeta y que además subyace como pieza fundamental para explicar el origen de las guerras endémicas que asolan la Humanidad.

Sin caer en el cinismo, dudamos que a menos que en esa Conferencia encuentren que la solución a esos complejos problemas produzca muchísimo dinero a unos pocos, seguiremos sintiendo los pellizcos con que nos vienen ejecutando los atroces terroristas.

  
Rafael Martínez Céspedes
16 de noviembre de 2015

lunes, 26 de octubre de 2015

EINSTEIN Y LAS CRISIS


“Avancen pioneros con caras soleadas
¿las armas dispuestas? ¿hachas afiladas??
Pioneros, Pioneros: la lucha allí espera.

El mundo nos mira, con nosotros cuenta
nuestras filas menguan, muchos van cayendo
el vacío se llena, otros van surgiendo
pues después de todo, somos los pioneros.

Avancen pioneros, marchen sin demora

si el peligro acecha, con valor luchemos
que es probable y cierto que allí moriremos.
por el mero hecho de ser los pioneros”.

“HOJAS DE PASTO” DE WALT WHITMAN

Traducción libre de Rafael Martínez Céspedes

Hace algunos días me tropecé casualmente con un viejo amigo, el Ing. José Oscar Orsini Bosch, un gran luchador, un gallo de pelea como dicen los fanáticos de la competencia de picos y espuelas y un pionero del sector eléctrico en la República Dominicana.

José Oscar es un hombre que ha sabido batallar contra viento y marea, tanto en el mar que él tan bien conoce, como las que nos presenta periódicamente la vida cuyo ingrediente principal casi siempre es la maldad de los hombres.

Por primera vez desde que nos conocemos, lo noté abrumado, angustiado, prisionero de circunstancias fuera de su control, víctima propiciatoria de ambiciones desmedidas que nunca parecen saciarse. Igual que como se estila cuando se da un pésame, sólo intercambiamos una mirada de apoyo, un abrazo ligero y unas palmaditas en la espalda como para indicar que estamos ahí fuera, pero que no podemos hacernos parte de su angustia o sufrimiento interior.

Por eso, al viejo lobo de mar, aprovechando la tecnología que hoy nos ha invadido, sólo atiné a enviarle un corto proverbio marinero: “En mar gruesa es que se prueban las amarras”. Él a su vez me contestó casi de inmediato: “Busca bien lo que dice el sabio Einstein sobre la crisis.”. Lo busqué y he aquí lo que dice el Internet escribió el gran hombre de ciencia:

LA CRISIS SEGÚN EINSTEIN

“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo.

La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progreso. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar "derrotado".

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.

La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.  Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos.

Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

ALBERT EINSTEIN"

Estoy seguro que ese valiente gladiador, siguiendo la Hoja de Ruta que nos traza el sabio judío alemán, podrá clavar su espada en el pecho de los ambiciosos leones que hoy se aprestan a devorarlo.

Rafael Martínez Céspedes
26 de octubre de 2015


sábado, 19 de septiembre de 2015

REFLEXIONES CARIBEÑAS

Hace poco vi un conocido periodista indicar  que el país enfrentaba grandes retos: el problema migratorio, la energía, la deuda externa, la inseguridad ciudadana, el cambio climático, pero noté – me imagino que en un trastorno temporal de prioridades- que no mencionó el factor más importante porque es el que subyace y es  causante de los anteriores – lo que está detrás del problema migratorio, de la inseguridad, de la deuda externa, de la energía- y que es obviamente  la existencia de un sistema de justicia cuyas decisiones dependen del interés de los políticos  de turno.

Permítanme reforzar lo anterior reproduciendo dos  párrafos de un discurso que sobre el tema,  pronunciara el Papa Benedicto XVI en un Discurso al Bundestag Alemán el 22 de septiembre del 2011.

Así les habló el Sumo Pontífice a los congresistas de su país natal: “En cierta ocasión San Agustín escribió: Si de los Gobiernos quitamos la justicia, ¿en qué se convierten sino en bandas de ladrones a gran escala?. “Y estas bandas, ¿qué son sino reinos en pequeño? Son un grupo de hombres que se rigen por un jefe, se comprometen en pacto mutuo y reparten el botín según la ley por ellos aceptada”. (San Agustín: La Ciudad de Dios Libro IV Cap. IV).

Y continuó Benedicto: “Nosotros, los alemanes, sabemos por experiencia que estas palabras no son una mera quimera. Hemos experimentado cómo el poder se separó del derecho, se enfrentó contra él; cómo se pisoteó el derecho, de manera que el Estado se convirtió en el instrumento para la destrucción del derecho; se transformó en una cuadrilla de bandidos muy bien organizada que llevó el mundo hasta el borde del abismo". 

San Agustín vivió hace más de 1,500 años, pero sus palabras y las de Benedicto XVI siguen resonando en el globo y nos llegan hasta el Caribe ¿No nos estarán ambos diciendo que vamos por muy mal camino?¿No nos estarán advirtiendo qué pueden peligrar la paz y las libertades que tanto sacrificios costaron y que hoy aceptamos como un hecho consumado? ¿No nos estarán esos sabios ordenando organizar nuestras prioridades y  colocar  la liberación de nuestra justicia en puesto cimero, so pena de llevar el país hacia el borde de un negro abismo? Al santo Agustín honremos poniendo gran atención a  sus

CARIBEÑAS REFLEXIONES

Sabias, santas reflexiones
Agustín nos ha legado
que sin Justicia un Estado
es gran Banda de Ladrones
Leyes y constituciones
no se deben pisotear
la justa regla aplicar
sin guardar las diferencias
o muy graves consecuencias
deberemos enfrentar.

Saber que un daño certero
se causa a una sociedad
dejando la impunidad
ocupe un puesto cimero.
Si lo justo no es primero
y el Derecho una ficción
del Orden su destrucción
estaremos provocando
y de paso cosechando
delincuencia y corrupción.

Como un hecho consumado
solemos la Paz gozar
pero es Bien que hay que cuidar
pues mucha sangre ha costado.
Primer deber del Estado
es la gente proteger
y la Justicia ha de ser
de esa paz el gran sustento
el poderoso instrumento
para el Orden mantener.

Rafael Martínez Céspedes
20 de septiembre de 2015

miércoles, 2 de septiembre de 2015

VIENE AHÍ EL ARMAGEDÓN



Cuando uno ve a las autoridades de Hungría construir, de prisa a lo largo de una frontera de más de 100 kilómetros, una valla metálica de alambres de púas de varios metros de alto, para impedir el flujo de miles de refugiados desplazados por los conflictos bélicos de Siria y Afganistán,  no puede evitar asociar el hecho en ironía, con las palabras proféticas de Winston Churchill pronunciadas hace ya 70 años refiriéndose “a la Cortina de Hierro” que la Unión Soviética estaba construyendo a lo largo de las fronteras con los países democráticas de Europa Occidental.

Viendo además la crisis humanitaria que se ha venido formando, no sólo por los desplazados de las guerras, sino también por la de miles de africanos subsaharianos que huyendo del hambre y las penurias, arriesgan sus vidas – y la pierden por montones – cruzando el Mediterráneo en frágiles embarcaciones, tampoco puedo uno eludir la reflexión sobre el hecho de que somos en el planeta más de 7,300 millones de habitantes, donde cerca de una tercera parte viven en la pobreza o en la Extrema Pobreza, que se añaden a la población mundial 80 millones de nuevos habitantes todos los años, y que para alimentar tantas bocas y seguir creciendo hace falta producir y consumir mucha energía cuyo uso con tecnologías obsoletas está desbordando los límites físicos del planeta Tierra y amenazando con la supervivencia misma de nuestra especie.

Si existe un hecho real que nos puede evitar caer en una crisis de pesimismo, es saber que existen soluciones, empezando por la denominada “inclusión social”. Si sabemos que el crecimiento poblacional es uno de los factores causantes de la crisis, la Humanidad debe por fuerza luchar por sacar las grandes masas de la Pobreza Extrema, pues en su trampa o círculo vicioso no cabe la educación que los haría ciudadanos conscientes de controlar su crecimiento irracional, ni cabe la salubridad necesaria para hacerlos ciudadanos sanos y productivos, entre otras cosas. En palabras más llanas: "No es posible una Europa próspera junto a un Malgreb pauperizado y en guerra; No es posible unos Estados Unidos prósperos frente a una América Central hambrienta e ignorante y así podríamos seguir ad infinitum.


Diferentes religiones han dado diferentes interpretaciones a la profética Batalla de Armagedón descrita en el Libro del Apocalipsis de la Biblia. Para mí, esta singular batalla entre el Bien y el Mal, debía ser la lucha que hoy enfrenta la Humanidad – al entender al fin su realidad demográfica, la gran desigualdad social existente y la fragilidad de un agotado planeta – para decidir si vamos a reformar las bases que permitan el desarrollo de una vida más civilizada en el planeta haciendo un mundo más justo para todos, o vamos a seguir dejando que nuestro egoísmo y ambición, disfrazados de guerras, plagas o hambrunas – acaben con las vidas de nuestros congéneres más débiles. Si elegimos esta última opción, podemos con seguridad afirmar:


VIENE AHÍ EL ARMAGEDÓN

En el Viejo Continente
un nuevo río ha nacido
aunque está bien entendido
es un río diferente
ya que es humano torrente
una enorme migración
que huyendo a la inanición
y a la guerra han escapado
aunque en Europa han causado
vergüenza y preocupación.

Vergüenza, por permitir
tanta injusticia a su lado
que equivale a un potentado
junto a un méndigo vivir.
Ahora quieren impedir
pensando siempre en dinero
que esto forme un gran sendero
que empleos pueda quitar
y ahora quieren fabricar
de nuevo un telón de acero.

No habrá feliz conclusión
a lo que está sucediendo
mientras continuemos viendo
del más débil la exclusión
Mientras el Yo y  la ambición
este mundo hagan girar
no nos debemos quejar
pues seguro y sin demora
el Armagedón ahora
nos tocará presenciar.

Rafael Martínez Céspedes
2 de septiembre de 2015