sábado, 29 de octubre de 2011

AQUI SE ROBA DE TODO


Hace ya algún tiempo, me tocó oir – en el entonces popular programa televisivo “Sábados de Corporán” – un chiste que según su conductor Rafael Corporán, ilustraba el carácter nacional.  Se trataba de una pareja – un caballero judío y una señora dominicana – quienes al contraer matrimonio fueron alertadas por el rabino que ofició las nupcias “que debían tener en cuenta que los hijos de ese matrimonio serían una mezcla de ambas culturas”.



Efectivamente se casaron y ya con un hijo de 8 años, encontrándose en el departamento de juguetes de una tienda de New York, el niño se acercó a su padre y le preguntó: “Papá, el vendedor me está pidiendo $500 por esa linda bicicleta, ¿Le ofrezco $100 o me la robo?, concluye la anécdota.


Lo curioso es que todo el mundo se ríe del chiste y nadie pregunta cuál es la parte de las culturas que incita al niño a robar. Si la anécdota escandaliza a algunos, les invito a leer la primera plana del popular periódico dominicano “El Caribe” que el día 28 de octubre del 2011,  ocupando un tercio de la página principal reza in extenso:

“EN RD SE ROBA DE TODO.
Los ladrones han robado desde un avión hasta los soportes metálicos de un puente en San Cristobal, pasando por piezas valiosas del patrimonio nacional, que incluyen el busto de Juan Pablo Duarte en Villa Jaragua, un arma antigua de los museos del Faro a Colón y la espada de la estatua del General Máximo Gómez en la Capital.”

¿Que Hacer? ¿Reír, Llorar, Buscar las Causas o Aceptar la Realidad? Ahí les envío mientras tanto esas décimas


AQUI SE ROBA DE TODO

Que aquí somos muy ladrones
alguien viene de afirmar
porque podemos robar
puentes, estatuas y aviones
pues no hacemos distinciones
si de lo ajeno se trata
carros, hierro y hojalata
con facilidad robamos
pues al parecer llevamos
todos dentro un gran pirata.

Se sabe desde el nacer
que se aprende esta manía
por esa imagen que envía
quien roba desde el Poder
y el pueblo, al ejemplo ver
buscando más equidad
quiere igual prosperidad
que esos ilustres  barones
que aunque se roben millones
viven en la impunidad.

Para este mal no habrá cura
podemos profetizar
pues es difícil cambiar
cinco siglos de cultura
Ya se vio, la dictadura
tampoco fue solución
y ya debe algún ladrón
querer dar un gran mordisco
robándose el Obelisco
que hoy adorna el Malecón.

Rafael Martínez Céspedes
29 de octubre de 2011

domingo, 2 de octubre de 2011

QUIEN SE METE CON ZAPETE



ATENCIÓN: ESTA PUBLICACIÓN ES UNA MUESTRA DE  LAS 100 ENTRADAS DEL LIBRO "UN PAÍS DE TELENOVELA" QUE PUEDE ADQUIRIRSE COMO LIBRO ELECTRÓNICO POR SÓLO US$3.99 EN AMAZON.COM. VEA CÓMO COMPRARLO PINCHANDO ARRIBA A LA DERECHA

No tiene pelos en la cabeza, pero tampoco los tiene en la lengua, vieja expresión castellana equivalente a decir “franca y frontalmente lo que se cree o piensa sobre un tema o caso en particular, sin importar las consecuencias que se deriven de dicha acción.”  Me imagino que ya saben que me refiero a Marino Zapete, un inusual periodista que, sin pelos en la lengua, pasa horas por la televisión denunciando iniquidades de las tantas que se cometen en una sociedad a la que la globalización y la modernidad, parece,  le han hecho perder la chaveta.

Es difícil callar en una sociedad de millonarios instantáneos que exhiben sus contrastantes fortunas cuyo origen es el paso meteórico por una importante función pública y donde la impunidad sigue siendo la reina de las instituciones nacionales.  Mucho más difícil resulta hablar en una sociedad sin control sobre sus medios de comunicación social, donde las grandes empresas y el capital son sus dueños absolutos.

La sociedad dominicana de estos días – para los que llevan anotaciones – me recuerda mucho la situación político social de la Cuba de los años pre Fidel Castro. La Habana, con sus grandes hoteles, casinos y vida desenfrenada era el centro de las actividades de la mafia norteamericana que trabajaba en íntima sociedad con la élite política y empresarial cubana de ese entonces, donde la norma era una corrupción rampante en todos los órdenes. Un político en particular, Eduardo Chibás, fundador del Partido Ortodoxo usó la radio como medio de expresión para denunciar todas esas iniquidades y fue responsable de acuñar expresiones tales como “Vergüenza contra Dinero” y el uso de la escoba como símbolo para barrer todos los males de un estado corrupto.

No sé tampoco si recuerdan que Chibás – favorito para ganar las elecciones del 1952 – murió a consecuencia de un disparo que se propinó el mismo en el 1951 desde su propio programa de radio al no poder aportar las pruebas de una denuncia. A su muerte siguió la eliminación de esas elecciones por el Golpe de Estado de Batista y la posterior lucha revolucionaria que desembocó con el régimen comunista de Fidel Castro que gobierna la vecina isla desde el 1959. 

Mientras tanto, pidamos un poco de prudencia a quienes ejercen el Poder y recordar que 

QUIEN SE METE CON ZAPETE

Quien en lo malo se mete
desde un puesto de Poder
sabe se tendrá que ver
con el Marino Zapete
hombre honesto que arremete
desde la televisión
contra toda mala acción
hacia un pueblo desvalido
que en la miseria ha sumido
nuestra eterna corrupción.
.
Al inusual periodista
dan los pobres ovaciones
pero los grandes ladrones
lo tildan de terrorista
o de vulgar comunista
término menos frecuente
porque aspira este valiente
con su Verbo y su Verdad
que sea esta sociedad
sólo un poco más decente.
.
Con un hombro lastimado
hoy lo ví comparecer
aunque no pude saber
que accidente le ha pasado
Ha de ser que acostumbrado
sólo por pobres luchar
de tantas penas cargar
como aquí hay tan poca luz
llevar tan pesada cruz
debió su hombro lastimar.

Rafael Martínez Céspedes


2 de octubre de 2011.

ATENCIÓN: ESTA PUBLICACIÓN ES UNA MUESTRA DE  LAS 100 ENTRADAS DEL LIBRO "UN PAÍS DE TELENOVELA" QUE PUEDE ADQUIRIRSE COMO LIBRO ELECTRÓNICO POR SÓLO US$3.99 EN AMAZON.COM. VEA CÓMO COMPRARLO PINCHANDO ARRIBA A LA DERECHA