domingo, 14 de septiembre de 2008

¡A JUGAR PELOTA CHINA!


Harto difícil ha sido siempre manejar un Estado. Ahí están las incontables páginas de la Historia que narran las memorias sangrientas de casi todos los dirigentes que, a cambio de la efímera gloria de imitar en algo a Dios han debido pagar con una alta cuota de ansiedad, desencanto y con la propia vida, el precio de dirigir una institución, un país o un Estado..

Si difícil fue antes, mucho más lo es ahora en esta edad del terrorismo y el tráfico impune de drogas; la era del calentamiento global, de los mega desastres naturales, del agotamiento de los recursos energéticos del planeta, de la inseguridad y la delincuencia, de las hambrunas endémicas y de la inmigración sin control. Los teóricos que tratan el tema del liderazgo y la gobernabilidad, llaman a nuestra época la edad del béisbol chino. Esta pelota china, según ellos, es igual a la tradicional, sólo que después que se lanza la primera bola todas las reglas cambian: la primera base se puede mover hasta el “home”, el jugador del centro puede venir a buscar los batazos detrás del plato y cada jugador, en fin, hace lo que le viene en gana.

Por eso no nos sorprendimos cuando hace poco, el síndico de una pequeña municipalidad decidió utilizar los camiones destinados para recoger basura y en su lugar, usó esta para bloquear la principal autopista de este país como protesta porque el Gobierno Central no le otorgaba los terrenos para - imagínese usted - un vertedero. Sonrisas de algunos; protestas de otros; deseos de otros de volver a tener un dictador. Elija usted su reacción, pero mientras tanto, acostúmbrese a la falta de reglas, pues es mejor que aprendamos desde ya

A JUGAR PELOTA CHINA

Dicen que cosa muy dura
es pasar del dicho al hecho
o ver que arroja desechos
una tal Sindicatura
que bloqueó con su basura
importante carretera
que si en la gloriosa Era
este hecho habría pasado
de ciertas partes colgado
el responsable estuviera.

Cada vez es más extraño
el país donde nacimos
que es casi decir morimos
pues nos gusta hacerle daño
y aquel gobierno de antaño
nos obligan añorar
pues cuando vimos matar
al malo de la novela
parece el bueno recela
y no acaba de llegar.

Sin dudas que nos fascina
estar bregando con fuego
cambiar las reglas del juego
practicar pelota china
donde el caos predomina
porque sin orden jugamos
y andando así por los ramos
como es lógico esperar
pronto veremos llegar
el garrote que anhelamos.

Rafael Martínez Céspedes
14 de septiembre de 2008

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Evite caer preso: ¡¡Tire más basura!!

Anónimo dijo...

¿Sabían que el único ser vivo que genera basura es el hombre? No en balde dicen que esta es nuestra más importante producción cultural. Ja!